Baha’i inspired economic solutions

Badi Shams

Economics for the Future

Written By Badi Shams

Life begins

at the end of your

comfort zone.

previous arrow
next arrow
Slider

La nueva generación de economía conectada

El presente sistema económico se halla enfermo y moribundo. No puede colmar las necesidades de la humanidad. La brecha que divide a pobres y ricos se amplía cada vez más haciendo que el sufrimiento de las masas vaya en aumento. Se hace caso omiso de las soluciones que podrían reencauzar el problema. Es hora pues de reexaminar los presupuestos fundamentales sobre los que se alza el presente sistema y de reemplazarlos con presupuestos humanos, morales y espirituales. Necesitamos construir un sistema económico capaz de ayudar a la humanidad a lograr su meta: una civilización en constante progreso, un mundo en el que no haya lugar a las injusticias económicas y las personas vean colmadas todas las necesidades de la vida de modo que convivan en paz y armonía. Se necesita un giro en la forma de pensar. Inspirado en las Enseñanzas bahá’ís, este website aspira a proporcionar perspectivas y sugerencias que lleven a la adopción de pasos destinados a cimentar un futuro económico mejor. Poseemos las soluciones y la tecnología que ha de permitir la puesta en marcha de dicho sistema novedoso; todo lo que hace falta es la voluntad y resolución de llevarlo a cabo. Todos poseen el poder inherente de aportar a la tarea. Es cuestión de ponerse a ello. La hora apremia.

Siempre he pensado que comprender lo que los Escritos bahá’ís tienen que decir sobre la cuestión económica reviste importancia. Durante un tiempo mi intención ha sido la de ayudar a que las personas se acerquen a los Escritos bahá’ís pertinentes equipados con un entendimiento cabal. La tarea comenzó en los años ochenta, cuando reuní la compilación «Economía del Futuro» para mis títulos en economía. La compilación reunía un conjunto de Escritos en un solo libro de fácil consulta, el cual se publicó y tradujo al español. Más adelante, en 1996, recibí encargo de juntar materiales sobre economía bahá’í para un taller. Al final de cada sección figuraban algunas preguntas, cuya intención era la de proporcionar a los participantes, a título individual o en grupo, la oportunidad de ampliar su conocimiento y comprensión. Más recientemente, recibí encargo de pronunciar, en lenguaje más sencillo, una conferencia en la que debía explicar algunos de los escritos bahá’ís sobre economía. De ahí surgió la idea de mi segundo libro «La economía del futuro comienza hoy», publicado en 2016. ‘Abdu’l-Bahá a menudo hizo exposiciones sobre temas complejos, valiéndose de un lenguaje sencillo y fácil de comprender. Es mi creencia personal que la economía no tiene porqué ser intimidante ni confusa, especialmente cuando se pone en acción. El presente website constituye una fuente de información sobre la economía. En él podrá discutirse sobre ideas de inspiración bahá’ís basadas en los Escritos bahá’ís. Es de esperar que el lector lo encuentre útil y que ello le permita actuar y comprender el pasmoso poder que poseemos como personas capaces de transformar la sociedad, economía incluida.

El futuro necesita economistas que, en consulta con la Casa Universal de Justicia, formulen el sistema económico bahá’í. Rezo porque mi modesto intento al poner en marcha este website contribuya en alguna medida a facilitar el proceso.

No existe en la actualidad un sistema económico bahá’í como tal, ni ha de llegar a existir hasta que el proceso de transformar la sociedad a través del mensaje de Bahá’u’lláh haya quedado firmemente establecido. Conforme cobremos mayor conciencia de la Revelación de Bahá’u’lláh a través de nuestro estudio y aplicación de las orientaciones que nos vienen dadas por la Casa Universal de Justicia, resulta claro que nuestra vida económica no se halla divorciada de la vida espiritual. Nuestros valores espirituales, siempre que se reflejen en la vida diaria, nos cambian a nosotros mismos en el plano personal y, a su vez, cambian nuestras propias actividades económicas, y ello se traduce en un cambio de la sociedad. Los valores humanos, entre ellos la honradez, la veracidad y la justicia constituyen el lecho de roca sobre el que ha de asentarse el futuro sistema económico.

«Si ha de surgir un nuevo modelo de vida comunitaria, sobre la pauta de las enseñanzas, ¿acaso la compañía de los fieles no ha de demostrar en su propia vida la rectitud de conducta que constituye uno de sus rasgos más distintivos? Toda elección que realiza el bahá’í – como empleado o patrón, productor o consumidor, prestatario o prestamista, benefactor o beneficiario – deja tras de sí una impronta, y el deber moral de llevar una vida coherente exige que las decisiones económicas de la persona sean congruentes con unos ideales elevados, que la pureza de las propias metas se compadezca con la pureza de las acciones llamadas a cumplirlas»

(Mensaje de la Casa Universal de Justicia, 1 de marzo de 2017)

Vivimos en una época harto confusa, particularmente tras la crisis económica de los mercados ocurrida en 2008, crisis que casi se lleva por delante el conjunto del sistema económico, forzando los gobiernos a tomar medidas desesperadas para salvar el sistema y evitar el caos universal. La crisis fue causada por una avaricia desenfrenada, la cual aparejó una clase de destrucción como sólo la falta de moralidad es capaz de crear. Todos los seres humanos se encuentran ahora más atemorizados y confundidos acerca de su futuro económico, planteándose qué es lo que ha de sucederles en un futuro, sin comprender el poder de que ya disponen para cambiar sus actitudes con relación al sistema económico actual. Es verdad que el campo económico se presenta sumamente confuso; los economistas mismos a menudo no salen de su perplejidad. La mayoría de ellos procuran hacer cuanto está en su poder por mejorar la situación. No obstante, la confusión va en aumento día a día, y ello se debe a que no comprenden la meta y destino del factor más importante del sistema económico: la persona. No comprenden que la civilización material y espiritual van de la mano y que debe haber armonía entre la ciencia y la religión. Tampoco comprenden el significado de la unidad de la humanidad. No han dado cabida a las metas y aspiraciones espirituales de la humanidad.

Mi esperanza es que este website permita a quienes lo consulten comprender en mayor medida la ciencia económica, y actuar en su ámbito confiadamente, en la creencia de que juntos podemos aprender a sentar las bases de la prosperidad global y establecer la mancomunidad mundial del futuro.

Si tiene alguna preguntas o ideas que compartir, siéntase libre de ponerse en contacto conmigo.

Badi Shams