Felicidad Nacional Bruta y Otros Enfoques Espirituales a la Riqueza

Vivimos en una era en la que nacen nuevas ideas cada día en cada campo de aprendizaje. Me parecen muy interesantes las muchas ideas y teorías alternativas que sugieren nuevas formas de resolver nuestros problemas económicos. Como miembro de la Fe bahá’í, me gusta examinar estas teorías desde un punto de vista bahá’í. Es posible que se pregunte, qué es lo que se necesita solucionarse en la situación económica actual en el mundo. Una respuesta digna de esa pregunta se puede encontrar en estas palabras de Abdu’l-Bahá:

“Aunque el cuerpo social es una familia, sin embargo, debido a una falta de relaciones armoniosas, algunos miembros viven en comodidad y otros en la miseria; algunos están satisfechos y otros están hambrientos, algunos visten costosas prendas y muchas familias están carentes de alimentos y casa. ¿Por qué? Porque en esta familia falta la justa reciprocidad y armonía. Esta familia no está bien organizada. No está viviendo bajo una ley perfecta. Todas las
leyes que nos gobiernan no aseguran la felicidad. Ellas no proveen el bienestar. Por esto debe dictarse una ley para esta familia, por medio de la cual todos sus miembros deben gozar de un igual bienestar y felicidad”.
-Abdu’l-Bahá: Fundamentos de unidad mundial, pp. 42-43

De todos los conceptos nuevos que existen, me atraen especialmente dos: la Felicidad Nacional Bruta y la “economía descalza”.

Felicidad Nacional Bruta

Como probablemente sabrá, el Producto Nacional Bruto (PNB) -la producción total de un país dado- es el criterio que generalmente se utiliza para medir el progreso económico o el crecimiento de una nación. Un PNB más alto significa más producción y más crecimiento en un país determinado. Sin embargo, la efectividad del PNB ha sido cuestionada por otros conceptos, como la Felicidad Nacional Bruta (FGR).

Una filosofía introducida por el rey de Bhután en 1972, se calcula mediante un índice que mide la felicidad colectiva y el bienestar de una población. El objetivo del gobierno de Bhután, según se establece en su constitución, fue promulgado el 18 de julio de 2008. El índice de Bhután fue publicado por primera vez en 2012.La FNB valora la felicidad colectiva como el objetivo de la gobernabilidad, al enfatizar la armonía con la naturaleza y los valores tradicionales expresados en nueve dominios de felicidad y cuatro pilares de la FNB. Los cuatro pilares son:

  1. Desarrollo socioeconómico sostenible y equitativo
  2. Conservación ambiental
  3. Preservación y promoción de la cultura
  4. Buen gobierno

 

Los nueve dominios de la FNB son el bienestar psicológico, la salud, el uso del tiempo, la educación, la diversidad cultural y la resiliencia, el buen gobierno, la vitalidad de la comunidad, la diversidad ecológica y los niveles de vida.

“Economía descalza”

El aclamado economista chileno Manfred Max-Neef introdujo el concepto de “economía descalza” en la década de 1980. Explicó: “El punto es que los economistas estudian y analizan la pobreza en sus oficinas agradables, tienen todas las estadísticas, hacen todos los modelos y están convencidos de que saben todo lo que pueden saber sobre la pobreza. Pero ellos no entienden la pobreza “.

– Daniel Margrain, “Caminando en el barro con el economista descalzo Max-Neef”, Scisco Media, 24 de noviembre de 2016

Max-Neef cree que tenemos que mirar la economía con un nuevo enfoque y cambiarlo fundamentalmente—o de lo contrario la humanidad tendrá un futuro desastroso. Él dice que un buen sistema económico tiene que ser deseable para todos, ya que se supone que uno debe diseñarse e implementarse para todos. Está decepcionado de que la mayoría de los gobiernos y economistas del mundo no hayan podido aprender de la crisis financiera de 2008, a pesar de que reconocen que el sistema económico actual no funciona (y algunos incluso dicen que es venenoso).

Max-Neef sugiere que construyamos un nuevo sistema económico basado en cinco postulados y un valor fundamental. Los cinco postulados son:

  1. La economía existe para servir a la gente, en lugar de que las personas existan para servir a la economía
  2. El desarrollo se trata de personas y no de objetos
  3. El crecimiento no es lo mismo que el desarrollo, y el desarrollo no necesariamente requiere crecimiento
  4. No hay economía posible en ausencia de servicios ecosistémicos
  5. La economía es un subsistema de un sistema finito más grande, la biosfera, por lo que el crecimiento permanente es imposible

El valor fundamental para sostener una nueva economía debería ser que al interés económico nunca se le permitirá, bajo ninguna circunstancia, ser valorado por encima de la reverencia de la vida.

 

Correlación con las enseñanzas bahá’ís

Los temas centrales de la FNB y la “economía descalza” -la felicidad de la humanidad y el respeto por la naturaleza- se valoran en las enseñanzas Baha’i. Es emocionante para mí que tantas personas con gran conciencia están viendo los problemas económicos del mundo y ofreciendo remedios para sus males. Creo que algunas de estas maravillosas ideas ofrecidas por tanta gente increíble serán consideradas e incorporadas a los sistemas económicos futuros. Al mismo tiempo, puede ser confuso leer, estudiar y tratar de sintetizar todos estos conceptos e ideas diferentes, por lo que a menudo me baso en las las escrituras bahá’ís como criterio para contextualizarlas y evaluar su valor y efectividad en la resolución de problemas. Problemas económicos. En ese espíritu, cerraré con dos pasajes que comparten las perspectivas bahá’ís sobre economía y cómo efectuar un cambio económico fundamental:

“Los secretos de la cuestión económica son de naturaleza divina en su totalidad, y guardan relación con el mundo del corazón y del espíritu”. -‘Abdu’l-Bahá, The Baha’i World, Volume 1V, 448

“Con la afirmación de que «la solución económica es de naturaleza divina» quiere significarse que sólo la religión puede, en última instancia, operar un cambio fundamental en la persona como para capacitarla a ajustar las relaciones económicas de la sociedad. Sólo de esta forma puede el ser humano controlar las fuerzas económicas que amenazan con alterar los fundamentos de su existencia, y de este modo ejercer su dominio sobre las fuerzas de la naturaleza”. – Shoghi Effendi, Lights of Guidance, 551

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *